El Perlado de Congreso

P1180906 elefantenunbazar.wordpress.com

¿Qué es un hipster? Algo que se encuentra en El Perlado, un restaurante bastante nuevo que abrió justo al lado de Chan Chan, en esa zona incierta en que Congreso deja de ser microcentro y se vuelve un barrio bizarro, un barrio de trasnoche, en el que puede pasar cualquier cosa. Aunque por suerte El Perlado ha probado ser más que eso, y para mí es uno de los buenos descubrimientos del año. Tiene varias cosas a favor:  a) buena comida, b) precios no zarpados, c) mucha onda, potenciada si además tenemos en cuenta a y b. O sea, es una cosa rara, con una pata en la nostalgia noventera y otra en la noche contemporánea, bastante más secuestrada por un espíritu snob que desactiva rápido y sofoca.

El lugar es una cruza de disco glam con bistró art déco, llama inmediatamente la atención y tiene la extraña capacidad de sorprender e invitar al mismo tiempo, con su iluminación baja y amarilla, no demasiadas mesas (aunque el espacio no sobra), buena música, una barra interesante que capta toda la atención, vajilla y cristalería vintage, y hipsters. La carta es mini, pero se suman platos y entradas del día, al igual que en la carta de vinos. Insisto en que los precios no desarman, lo que me parece un dato muy copado en estos días en que las cartas de los buenos restaurantes se fueron al Himalaya. Las entradas rondan los $30-45, los platos los $45-70, y hay vinos a buenos precios.

¿Qué probamos? La primera vez, una entrada con salmón muy increíblemente rica; luego los ravioles de remolacha con queso de cabra y jamón crudo, que me parecieron perfectos: livianos, de un sabor suave acentuado de a rachas por el jamón y el queso, muy logrados, y un curry de cerdo y langostinos bastante picante, quizás más homogéneo y por eso más limitado aunque rico. La segunda vuelta, de entrada unos langostinos rebozados en panko, muy bien hechos: explosivos, tirantes pero tiernos, acompañados de una ensaladita fresca con cilantro ¿y chiles y maíz? Algo así, muy bueno. De platos, yo probé la hamburguesa de cordero, correcta, no delirante, que venía con una ensalada bastante similar en espíritu a la de los langostinos, unos pickles de pepino muy ricos y mucho hummus adictivo. Salva probó unos calamarettis a la plancha espectaculares, solo que venían con una ensaladita ídem, que la verdad estaba muy rica, solo que en ese punto se volvía un poco repetitiva. La segunda vuelta nos fuimos quedando mientras se llenaba, nos ofrecieron unos piscos de maracuyá perfectos, y terminamos con una torta de chocolate salvaje, húmeda, intensa, con mucha crema batida para acompañar. Nos fuimos felices, como si la noche recién empezara. Es un lugar que cumple su promesa así que volveremos. Le doy 4/5 julinarios.

P1180913

Anuncios

Un pensamiento en “El Perlado de Congreso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s